CLubesdeBarrioNET
Sitio oficial de los Clubes de Barrio. Noticias, Informes y todo lo que necesitas saber de la actualidad. Entrá y Sumate, Hagamos Comunidad!

Mendoza: En una provincia rica, los Clubes de Barrio no encuentran un estado presente

2

Las instituciones sufren el desamparo de una política provincial sin herramientas ni acompañamientos. El estado nacional, mientras tanto, llega a cuentagotas y los municipios asisten, pero no son sostén para el necesario salto de calidad.

Mendoza es rica. No solo por las innumerables fincas que brindan bebidas, frutas y verduras y alimentan las mesas de los argentinos, sino también por ser una de las provincias que más divisas aportan al tesoro nacional gracias a ser una inagotable fuente de turismo extranjero, lo que provoca un incremento constante en las arcas del estado.

Llamativamente, esa riqueza que se ve en los campos llenos de parras no se traduce a su política deportiva. Clubes sin posibilidades de actualizar sus papeles, nulo acompañamiento a través de subsidios, escasos programas para que las instituciones cuenten con materiales deportivos de calidad y, como frutilla del postre, tarifas sin subsidios que son abonadas con la voluntad de dirigentes, vecinos o algún sponsor privado.

Y así transitan desde hace años. Con los estados municipales que hacen lo que pueden, con el estado provincial que solo funciona como un ente recaudador y que no empuja a sus instituciones deportivas y sociales de base y con el Ministerio de Turismo y Deportes que solo aparece si hay papeles ordenados con el detalle de que Mendoza, no incentiva ni guía para que justamente se cumpla con esa burocracia.

El Sport Club San Carlos se encuentra ubicado en el departamento homónimo y con la posibilidad de contar con distintas actividades. Busca crecer en cuanto a su infraestructura y seguir aumentando su oferta de deportes, que hoy tiene al Fútbol Femenino y Masculino y hockey, pero con la posibilidad de incluir voley, handball y básquet. Carlos Narvaez, su presidente, detalla que tanto su club, como todos los que se encuentran en el departamento están sumergidos en una realidad parecida.

«La situación de los clubes ha sido bastante complicada porque durante la pandemia tuvimos que seguir pagando los servicios y no había ningún tipo de entrada económica. Ésto nos perjudicó bastante sobre todo porque es raro que los clubes estén al día con la personería jurídica. De todos modos en el 2021 y 2022 tuvimos algún tipo de aportes del municipio que nos brindaron materiales deportivos o mano de obra para algún trabajo que se tenga que hacer», explica el dirigente.

Su mirada sobre la política provincial es clara y contundente: «La verdad es que es muy escasa, la mayoría de los clubes del departamento de San Carlos no están al día con lo que es balances y personería, entonces no podés acceder a ningún tipo de subsidio. Acá nosotros estuvimos averiguando y para que te tengan en cuenta te tenés que registrar en la dirección de deportes. Solo en ese caso, y si sale algo de provincia o nación, ellos te llaman, pero como no hay papeles actualizados terminas quedando afuera».

La realidad económica, muchas veces supera la posibilidad de crecer en lo deportivo: «Acá generalmente las instituciones del departamento de San Carlos se mueven con lo que que recaudan en la boletería cuando hay eventos. Por ahí el aporte es muy rebuscado, tenés una lista de socios pero muchas veces no logras cobrar porque pasas dos o tres veces y el dinero no está, por lo que nos movemos con colaboraciones o aportes voluntarios».

Sobre los servicios, tampoco hay un empujón por parte del estado: «Tenemos luz, agua y gas, no lo tenemos subsidiado, es más, con el agua tenemos una deuda bastante grande que hoy se nos hace prácticamente imposible regularizar».

El Club Deportivo La Posta no está en una realidad muy distante. Anclados en el departamento de Tunuyán, Alejando Ponce, parte importante de la institución detalla que son un club chico en el que solo se practica fútbol, pero que también le brindan alimentos a chicos y chicas del barrio: «La situación está muy difícil, con pocos avances en lo deportivo y de infraestructura y aún con los resabios de lo que fue la pandemia cuando muchos niños y niñas, jóvenes y adultos debieron abandonar lo deportivo y el colegio por la economía. Somos 16 clubes en Tunuyán y en este momento estamos solo 12 en competencia».

Esas dificultades, también se traducen a lo económico: «Entre servicios públicos, gastos de la Liga, árbitros, viajes, seguros y demás gastos se nos van más de cien mil pesos mensuales. Actualmente contamos con 62 socios y la cuota es de $ 100 por mes. Hoy en día subsistimos gracias al aporte desinteresado de la comisión y. por ejemplo, la última indumentaria pudimos comprarla gracias al aporte de vecinos y ex jugadores del club».

Sin subsidios cercanos por parte de la provincia, en 2021 el club pudo acceder al programa Clubes en Obra, algo excepcional en Mendoza: «A través del área de deporte Tunuyán recibimos 600 Mil de Nación para infraestructura para un salón de usos múltiples que esta en construcción».

La concreción de ese salón de usos múltiples puede ser clave para el desarrollo deportivo y social de los chicos y chicas: «La verdad es que estos jóvenes tienen un sentido de pertenencia invaluable hacia la institución. Albergamos a diario un promedio de 200 chicos que practican deporte, el objetivo de todos y todas es poder terminar el salón para poder brindar talleres de capacitación y que los jóvenes tengan una salida laboral con instalaciones básicas para continuar con las prácticas deportivas».

El Deportivo Luminares tiene una corta historia. Aún así, es clave en su comunidad. Héctor Domínguez, presidente y fundador del club manifestó: «El club fue creado fines de octubre 2016, con la intención de contener y trabajar con chicos en situación de calle y problemas de adicciones. Hoy el club se encuentra en un proceso de transición, reafirmando el trabajo social y llevando a cabo un trabajo con el fin de afirmar nuestra finanzas. No contamos por el momento con un predio propio, por ende no tenemos gastos de impuestos, pagamos mantenimiento de liga y se alquilan predio para entrenar y estadios para hacer las veces de local».

«Hemos recibido en el año 2018 una ayuda municipal de efectivo que se destino a pagar mantenimiento de liga. Desde el año 2019 el club solo nos dedicamos a tareas sociales, ayuda a comedores comunitarios por intermedio de campañas solidarias. La idea es conseguir un terreno para construir nuestro espacio y edificar el estadio y demás, estamos abocados a eso y luego seguir con la participación en la liga. Conocemos la problemáticas de muchos clubes de nuestra provincia y obviamente los de nuestra ciudad, el esfuerzo que cada dirigente realiza para mantener en pie sus instituciones, con una escasa participación del estado en cuanto ayudas económicas, tomando en cuenta que los clubes cumplen un gran trabajo social y de contención e inclusión», agrega el dirigente.

Los altos gastos, fueron claves a la hora de replantearse el presente: «Si bien logramos llevar adelante nuestro cometido de sacar a muchos jóvenes de adicciones y delincuencia e insertarlo en la sociedad al comienzo de nuestra historia obtuvimos grandes logros deportivos. Aún así, ante las grandes erogaciones económicas, se decidió por el momento a seguir solo con el trabajo social y postergar hasta contar con un predio propio la participación en la liga alvearense de fútbol».

Pese a ser un referente deportivo, el Club Social y Deportivo La Costa, no escapa de las limitaciones económicas. Ubicados a una hora de Mendoza Capital en el departamento de Santa Rosa, la institución busca continuar con las mejoras en su infraestructuras aunque con la limitación que le provoca una actualidad económica difícil según describe Diego Salgado, su presidente: «Cuando llegamos en 2019 el salón no tenia luz, tampoco había como para alquilar y brindarles a los socios instalaciones de calidad por lo que no nos parecía justo cobrar una cuota. Ahora el salón esta casi terminado, nos falta terminar los baños, la cocina y volver a hacer el techo ya que una tormenta lo dañó. Esperemos que el municipio nos colabore o provea una ayuda con la mano de obra ya que subsidios no hemos recibido».

Con relación a los servicios públicos, la realidad es similar al resto: «El salón cuenta con servicio de luz y agua, eso se paga con ayuda de vecinos y amigos que ponemos un poco de plata cada uno y solventamos los gastos. Tratamos de que ningún jugador ponga plata y solventamos los gastos nosotros».

Salgado es claro en cuanto a su mirada de la política deportiva municipal y provincial: «Sí me gustaría que desde el municipio se apoyara a los clubes más chicos porque sino son siempre los mismos los que reciben subsidios. Necesitamos que se nos acompañe mas, desde personal capacitado hasta material deportivo. Sería muy importante que se cree una liga municipal infantil para que todos los clubes del departamento cuenten con una competencia de cercanía».

El Sport Club Pacífico de Mendoza respira un aire distinto, pese a las necesidades lógicas, Andrés Aliaga, integrante del club detalla: «Estamos en una buena situación, con mucho trabajo y en crecimiento, tenemos un gran apoyo de la comunidad y el municipio local gracias a la gestión del presidente del club Hector Moncada».

Aún con esa ayuda, sabe que los clubes necesitan más respaldo: «Todos pasan por un momento difícil, necesitan si o si una intervención fuerte ya sea privada o estatal porque se hace muy complejo sobre todo para mantener la parte de los mas chicos. El municipio nos ayuda de manera permanente a muchos clubes de General Alvear. Por parte de la provincia no hemos recibido ningún tipo de ayuda, solo promesas. En cuanto a nación sí conseguimos un subsidio importantísimo a través del programa Clubes en Obra».

El apoyo de los socios es importante, la cantidad de vecinos que pasan día a día también aunque eso no escapa a las necesidades: «Las necesidades son varias desde infraestructura, servicios públicos, elementos deportivos, la documentación dentro de todo la vas llevando gracias al aporte de profesionales que ayudan en el club».

La realidad de los clubes de Mendoza es clara. Los municipios acompañan, Nación a los que tienen papeles les pueden llegar a entregar algún programa y la provincia, tan rica y que supuestamente gestiona «tan bien», no cuenta ni siquiera con una planificación para que sus clubes estén ordenados administrativamente.

Así el futuro deja de ser próspero para convertirse en un cúmulo de buenas intenciones. Los más de cuatrocientos clubes de la provincia, siguen empujando y lo seguirán haciendo como siempre y de manera desinteresada para que la comunidad cuente con un espacio de contención deportivo y social.

Mientras tanto, los gobiernos de turno deberían dignarse a darles el empujón necesario y que los clubes no tengan que preocuparse por los materiales deportivos o las facturas de servicios públicos que llegan mes a mes y que desestabilizan sus economías.

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept